La clave diferenciadora

Nuestra responsabilidad social corporativa (RSC) es un punto clave y diferenciador de nuestra actividad.

Consideramos la integración y el respeto a lo diferente una fuente de riqueza y diversidad.

Utilizamos nuestro Código de Conducta como una guía básica de buenas prácticas en el trabajo, en base a la cual tomamos las decisiones. Todos y cada uno de nosotros colaboramos en las mejoras sociales, aplicando los principios y siguiendo los valores en él establecidos.